Microrelatos

Cada que la veía mover sus caderas al caminar, el corazón le bailaba al unísono y la seguía por las calles de la ilusión.

 

sprt

 

El agua en frente suyo era un pecado ondulante que le tentaba impetuosa y descaradamente.

 

Marge – Nov 12 2mil14

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Leave a Reply