Archive for the ‘escritos’ Category

Por las resoluciones de año nuevo.

2017 está por llegar y yo me he resuelto a recuperar mi escritura. Aún no sé cómo ni en qué momento, pero, empezaré dando pasos de bebé.

Y que este sea un instante para recordar esos días en que me permitía escribir con ganas. Encontré pedacitos de mi curso de poesía y pues, que queden aquí.

 

Es palabra y es derrota
es devastación y es creación
es escuchar y es negarse
es buscar al minotauro
es meterme en mi laberinto,
es esconderme en él,
es mentirme, es develarme,
es tratar, es rendirme,
es buscar, es olvidar
es sumirme en el silencio.

Marzo 15, 2mil7

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Aun sin saber nombrar mis historias


Sin título

Tengo pedacitos de historias comenzadas y sin terminar por todos lados. Sin embargo, hoy terminé una. Fue inspirada por alguien que conocí en barcos pero no tiene nada que ver con la vida en ellos.

Se siente bien poder hacer esto 🙂

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

*Propmts*

After a couple of months of not touching any writing except to move it from one place to the other (and the Sesa for Xmas doesn’t enter this category), I’ve realised that I need some practice before venturing back with my works in progress…so…if you’re reading this, please leave a comment with a prompt and I’ll write something inspired by it. It can be a vignette, a drabble or a whole short story. We’ll see where your prompt leads me.

So, what say you?

~ ~ ~ ~ ~ ~

Después de un par de meses de no tocar mis escritos más que para moverlos de un lugar a otro ( y del hecho de que el Sesa para Navidad no cuenta), me he dado cuenta que necesito algo de práctica antes de intentar retomar mis trabajos por terminar, es por eso que si estás leyendo esto, te pido que dejes un comentario con una palabra y escribiré algo inspirada por ella. Puede ser una viñeta, un drabble o una historia corta completa. Ya veremos a donde me lleva tu palabra.

Así que…¿qué se te ocurre?

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Inmortal (07-06-2009)

“Erase una vez un belga que amaba a su gitana”

Y una gitana cuya vida y cuya libertad eran un belga alto y fuerte como los robles y los alerces. Un hombre bueno de alma noble. Un ser que le dio libertad y amor y a quien ella no supo honrar como se merecía. Un belga con alma de árbol, antigua y arraigada a la tierra.

Un amor que fue luz y que fue vida. Que fue fecundo en sus almas y en el tiempo. Un sentimiento que les unió desde la carne y que luego les permitió encontrarse para unirse de nuevo, esta vez desde las almas.

Erase una vez, una gitana cuyo ser comenzó y terminó con un belga de ojos cristalinos y puros. Que lo amó con el impetú de su espíritu y con la honestidad de sus labios. Que le buscó y lo hizo suyo, porque no había otra manera; porque Dios se lo había puesto en su camino para que viera su rostro en él y le amara con todas las fuerzas de su corazón.

Erase una vez, un par de belgas por adopción que encontraron el paraíso en un instante de eternidad que la Divinidad les ofreció. Que se amaron y lo siguen haciendo, aunque ya no sean belgas ni estén juntos en la carne. Aunque un ancho río pase por el medio y cada quién esté en una orilla diferente.

 

* ~ * ~ * ~ *

A veces me pregunto qué pasa que he escrito tan poco en los últimos meses…quiero decir, en el último año…hace poco encontré esto, tiene que ver con una historia que escribí en inglés, en una antología que empezó hace mucho tiempo y que por miedo no se terminó antes; pero ahora, al redescubrirlo, me di cuenta que no sólo ya no hay temor a escribir…es también la hora de terminar lo que está sin acabar. Y ese prospecto es…emocionante.

(Abril 28/12)

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Las tareas de María José, mi sobrina.

Desde que Jose, mi sobrina nació, la mamá le ha leído la Trilogía de Fairy Oak de Elisabetta Gnone. La niña entró a la guardería el año pasado (apenas tenía ella poco más de un año de edad :P) y una de sus tareas fue que su familia le escribiera una historia con base en su lectura favorita.  O sea, fanficción, Jajajaja.  Esta es la historia que “hicimos” para ella (porque al final del día, quien se había leído todos libros fui yo y me tocó hacerla a mí).  Jose apenas cumple los tres años en un mes y algo…y hacemos las tareas juntas los fines de semana… No me quiero imaginar cómo va a ser esto cuando esté más grande 😛

Qué divertido encontrarme estas cosas mientras limpio el PC 😀

_________________________________

EL CUMPLEAÑOS DE LAS GEMELAS

Basado en la Trilogía de “Fairy Oak” (Roble Encantado)

Escrito por Elisabetta Gnone

Cuento escrito por:

Miriam Arboleda  “La Mamá”

Margarita Arboleda “La Tía Arbolitos”

María José  “Jose”


Image Hosted by ImageShack.us

Lala Tomelilla se había pasado toda la mañana en la cocina.  Le había prometido a Dalia que haría el pastel de cumpleaños y sonreía mientas Duff tocaba la puerta y entraba a la casa.  Duff, un mago de la Oscuridad y amigo de muchos años de Lila, venía trayéndole unas nueces extras que se le había ocurrido agregarle al pastel a último momento.

—¡Duff, al fin llegas!  El pastel se verá hermoso cuando le ponga esas nueces.  ¿Las conseguiste en forma de media luna?

Duff sonrió indulgente.  Lala se veía atareada mientras Duff Burdock dejaba las nueces al lado del plato. En ese instante entró el Señor Cícero que se ganó una mirada de reproche de Lala.

—¡Debes estar despistando a las niñas!

—¡Pero si es la noche de Halloween!  Están desesperadas por irse con Shirley y con Flox a pedir dulces por todo Fairy Oak, Lala. No creo que haya manera de detenerlas esta noche.

Lila lo miró de nuevo como diciéndole que era mejor que se fuera de la cocina y él atendiendo a esa mirada, salió de prisa.  Dalia entró en esos momentos y sonrió mientras veía a su hermana mayor sacando las nueces de la bolsita de papel en que se las llevó Duff y las ponía una a una en forma de pequeñas flores, una nuez tras de la otras, unidas por una de sus puntas.

—¿A qué horas haremos la fiesta sorpresa Lala?  ¿Te suena bien media tarde?

Lala sonrió complacida ante la propuesta y asintió—.  Cícero debe llevarse a las niñas pronto entonces.  Estoy segura que si las lleva donde Roble, él estará feliz de contarle historias del día en que nacieron.

—Entonces me voy a ayudarle a que las saque.  Pondré tu letrero de “No Molestar” en la puerta de la cocina para que no vayan a meterse

Babú y Vi estuvieron leyendo la historia de los libros que hablaba de la tía Tomelilla y el Capitán Talbooth y sonreían al darse cuenta cómo cada uno había tenido un lugar importante para salvar a Roble y al pueblo de Fairy Oak.  Babú miró a lo lejos las nuevas arañas de Vi y se estremeció al verlas. A pesar de estar consciente de que Vi era una Bruja de la Oscuridad, aún no podía acostumbrarse a eso.

—¿Babú, qué crees que nos vaya a hacer tía Tomelilla esta noche?

Al escucharla Babú se puso de pie e hizo el intento por escuchar lo que pasaba abajo para encontrarse con Sifelizserédecirosloquequerré parada de pie en frente de ellas y con caras de pocos amigos.

—Niñas, el letrero de “No Molestar” está pegado en la puerta…

—¡Pero Felí! ¡Seguro están preparando algo delicioso!Image Hosted by ImageShack.us

—Seguramente, Vi, pero hoy es un día especial…

Babú se le quedó mirando.  ¡Era cierto!  Era la primera vez en sus 11 años de vida que nadie en casa había hecho barullo por sus cumpleaños.  Aún recordaba los regalos que Lala Tomelilla había conjurado para ellas.

—Felí, ¿qué están planeando Mamá y Papá y la Tía Tomelilla?

—Lo siento Babú, yo tampoco lo sé.

La hadita habló con tristeza mientras el Señor Cícero entraba en la habitación.

—Niñas, a que no adivinan quién vino a visitarlas.

El Señor Cícero no tuvo que decir más, Flox y Shirley cruzaron la puerta y todo se volvió una algarabía de cuatro pequeñas brujas emocionadas.

La tarde trajo momentos maravillosos para las hermanas.  El Señor Cícero se encargó de llevar a las hermanitas hasta Roble y el gran árbol mágico les contó historias del día y la noche en que ellas nacieron.  Babú se emocionó mucho cuando él le contó como los parajitos de Fairy Oak habían comenzado a cantar emocionados por el nacimiento de una nueva Brujita de la Luz y cómo en la noche habían sido los búhos quienes habían comenzado una sonata por la Brujita de la Oscuridad que había entrado al mundo.

Luego, cuando Roble se cansó de mecerlas en sus ramas, Shirley y Flox sonrieron cómplices al ver que Jim y Grisam traían bouquetes de rosas para Babú y Vi; rosadas y blancas para Babú; rojas y naranjas para Vi quien le dio un pellizco a Grisam por no haberseImage Hosted by ImageShack.us aparecido antes en el día.

A lo lejos, Felí volaba contenta, mientras recordaba a Devién y su amor por Flox a quién había cuidado hasta dar su vida por ella.  Venía acompañada de Lala Tomelilla y la Señora Dalia que cargaban un enorme pastel de crema y decorado con nueces arregladas en forma de flores.

Vic y Duff Burdock traían también mesas y sillas para todo el pueblo; mientras que la Señora Marta sacaba delicias de sus estanterías en la Tienda de las Esquiciteces.

—Mamá hizo unos mazapanes deliciosos, Pervinca, espero que te gusten.

—¿Y tú Grisam, no me hiciste nada?

—Eso te lo muestro luego en la Caverna de los Recuerdos.

Vi y Grisam se tomaron de la mano y sonrieron, antes de que él pasara su brazo por los hombros de esta y ella, como pocas veces, le permitiera abrazarla.

Jim tomó a Babú de la mano y fueron a sentarse debajo de las ramas más bajas de Roble para que éste les diera sombra y ellos pudieran hablar un rato.

—Mira Babú—, el chico sacó una cajita de su chaqueta y se la entregó a ella que la abría y se quedaba sin palabras al ver lo que había dentro—, la Señora Hortensia me estuvo enseñando a trabajar con otros materiales diferentes al hierro.

—¡Gracias Jim!  ¡Es hermoso!

Image Hosted by ImageShack.us

Felí fue entonces a buscar a las gemelas para llevarlas a donde todos se habían reunido mientras ellas corrían

hasta el Señor Cícero y la Señora Dalia.

El Señor Pancracio, el alcalde del pueblo se puso de pie finalmente y le pidió al Señor Duff que hiciera callar a todos para comenzar la celebración:

—¡Queridos habitantes de Fairy Oak! Estamos aquí reunidos para celebrar el cumpleaños de las Gemelas Periwinkle.  Sin ellas Fairy Oak no estaría aquí en estos momentos…

Por supuesto, nadie le prestó atención a una palabra más del Alcalde. Todo Fairy Oak gritaba en medio de vítores y aplausos por el cumpleaños de las Gemelas que sin proponérselo habían salvado al pueblo y les habían dado una nueva época de paz.

Abril 21 de 2009

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Recopilación Homoerótica

¿Se acuerdan que hace días hablé de la recopilación de cuentos por parte de la Colección Homoerótica? Bueno, resulta que después de todo siempre terminé escribiendo algo.

Empezó con una idea que mutó en su contenido pero que se mantuvo hasta el final. Finalmente está terminada y ya la tiene D para hacerle su debida corrección.

Si alguien más quiere leerla para ayudarme con la corrección (seis ojos son mejores que cuatro), por favor, avisarme.

Debo decir que me dejó feliz el resultado 😀  Y espero que a alguno de los lectores de la recopilación que saldría el 15 de Agosto le termine gustando.

Pensaba hacer algo de 2500 palabras, pero fue un trisitico más larguito.  Igual me tiene FELIZ 😀

2729 / 2500

P.S: A ver si me sale la continuación de la historia de Damián y Alejandro…*bites her nails*

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Actualización

Vengo con actualización…quién lo iba a pensar, huh?

En los cuentos:

He subido Verdad a la web; esta historia está en un post anterior, así que no es sorpresa.

En homoerótica:

He subido Mírame, la cual los más cercanos conocían como “Voyeur” 😛 y también subí Regalo de San Valentín, historia antes conocida como ‘Tesoro’ y la cual por fin ha sido revisada y editada, por lo que quiero aprovechar para darle mis agradecimientos a Dablin por tomarse el tiempo de leer mis cuentos y ayudarme a corregirlos.  Mil y mil gracias a ella.

😀

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Sacado del Cuarto de San Alejo – I

Esta es la historia de mi Señor Vincent, primero entre nosotros, tal como él mismo me la ha relatado una noche de invierno en que la soledad lo embargó y me llamó a su lado y en que después que su deseo fuera satisfecho, le pregunté por qué me había llamado Isabel en el momento de su clímax y esto fue lo que me reveló.

Y es ahora el momento de pasarlo a todos Ustedes.

Vincent había nacido en una época en que la humanidad se resumía a unos cuantos cientos, las ciudades no eran lo que son ahora y el Dios a quienes su pueblo oraba, era un Dios que reclamaba sangre como sacrificio y compensación; y su nombre tampoco era ese.

Su nombre era Judá, y era hijo de una de las doce tribus, de la de Raúl: Tenía un promisorio futuro enfrente y recién se había casado con Isabel, hija de Simeón, hijo de Pedro, hijo de León, descendiente de Raul, hijo de Jacob, llamado Israel por el ángel del Señor.

Hacía pocos meses que se habían casado y ya el Altísimo les había bendecido con un hijo que nacería en unos cuantos meses, pero la sequía había llegado muy fuerte e Isabel por su estado fue una de las más afectadas. El Reinado en Siria había estado cambiando de unas manos a otras, pero las condiciones para los hijos de Israel seguían siendo estables, ya no eran esclavos y cuatro de los suyos pertenecían al gobierno.

Era la época de Daniel, llamado Beltasar entre los Persas; profeta del Señor y grande entre los suyos. Y era también la época en que Isabel había finalmente sucumbido ante las adversidades y había caído terriblemente enferma antes de dar a luz a su hijo. En aquel entonces, Judá trabajaba cuidando el rebaño de su suegro, ordeñando y preparando la leche para ser llevada al palacio, pero las últimas semanas Isabel no había podido acompañarlo como era su costumbre.

Ahora, sólo se limitaba a que después de qué el se hubiera aseado, ella le peinara y le dedicara algo de tiempo, por lo que él se levantaba más temprano, solo para poder compartir un poco más con ella, pasando un buen rato juntos, mientras ella trenzaba su cabello y lo acariciaba embelesada en el contacto y en la sensación que le brindaba. Y él, simplemente la adoraba.

Pero pasó que una mañana de primavera Isabel no pudo levantarse; el dolor era demasiado y ella simplemente no podía soportarlo, las contracciones siendo cada vez más fuertes, dolorosas y regulares la una de la otra. Y Judá se sintió totalmente impotente e inútil cuando la partera lo sacó a empellones del lugar.

Afuera de su tienda, Judá podía escucharla gemir y gritar del dolor, para que luego el silencio reinara en el lugar. Maldito silencio que le ocultaba la verdad.

‘Entra Judá,’ le dijo su suegra, ‘ella te necesita’ la mujer acababa de salir de la tienda y en cuanto el hombre entró, ella se lanzo a los brazos de Simeón, llorando inconsolable.

‘Mujer…’ le dijo su esposo, mientras la miraba tomándola por los hombros, ‘Isabel y la criatura…están bien, verdad?’

Sara lo miró su mano en su boca reprimiendo un desgarrador grito de dolor. Simeón comprendiendo la abrazó de nuevo, uniéndose a su llanto.

‘Marta, cómo está mi mujer?’ dijo Judá en cuanto entró. El olor de las antorchas consumiéndose inundaba el lugar. El inconfundible olor a sangre haciéndolo sentir enfermo. E Isabel…su amada Isabel yacía sobre el lecho, la poca luz ocultando su palidez, su vientre lucía un poco reducido y un mal presentimiento comenzó a hacer mella en su ser.

‘Marta…’

‘Sostén su mano Judá. Ayúdale a entrar en el reino del Altísimo. Tu hijo ya ha cruzado el umbral.’

El hombre apretó los puños, sus brazos colgando a ambos lados de su cuerpo que ya se había tensionado.

’Judá’ llamó quedamente la mujer. Sus debilitados ojos abriéndose lentamente para dedicarle su última mirada. Él se acercó y se arrodilló a su lado, tomando su mano. ‘Te amo Judá, hijo de Efraín. Me diste felicidad aunque yo sólo te he traído tristeza.’ Una lágrima resbaló por el rabillo de su ojo.

‘No digas eso Isabel, si alguna vez hubo felicidad para mí, esa fue mientras estuve contigo.’ Le decía, mientras él mismo sollozaba. ‘Perdóname Judá, perdóname.’ Isabel lo miró, su mano derecha manchada de su sangre y de la de su hijo tocó el rostro de su esposo, delineando sus facciones hasta llegar a sus labios, manchándolos con ella. ‘Te amo, Judá.’ Repitió y sus ojos se cerraron, su mano cayendo lentamente sobre su pecho, donde reposaba su hijo que había muerto durante el parto.

Él tomó los cuerpos y los abrazó como si fueran uno, gritando el nombre de su esposa. Llamando al Altísimo, pidiéndole que se la devolviera. A los dos. Los amaba, eran su vida; pero ahora ellos no estaban, y él había muerto con ellos. Dios no los había salvado.

Y él renegó de su nombre.

‘Calla Judá!’ le decían sus suegros. ‘Fue la voluntad del Altísimo, y ellos están ahora a su lado.’

‘¿La voluntad de Dios?’ gritaba él, ‘Así que fue Dios quien decidió que mi esposa y mi hijo murieran? ¿De qué me sirve a mí la voluntad de Dios? ¡Reniego de Dios! ¡Reniego de su nombre y de su voluntad!’

Y pasó que los hombres del campamento fueron a buscar a Daniel y lo trajeron ante Simeón, quien cayó postrado al suelo en adoración de un siervo de Dios y le suplicaba su intervención. Judá no había permitido que sacaran los cuerpos de la tienda y ya había pasado casi el tiempo de su preparación para llevarlos a la losa funeraria de la familia, y ellos ya no sabían qué hacer. Daniel escuchaba en silencio, tratando de comprender mejor la situación, buscando una respuesta en las señales del Señor Todopoderoso y fue así que finalmente entró en la tienda.

El hombre se encontraba al lado del lecho, meciéndose adelante y atrás, tarareando viejas canciones ya olvidadas que hablaban de la Tierra prometida por un Dios que los despreciaba al punto de dejarlos morir.

‘Judá’

‘Lárgate’

‘Debes permitirles sacar los cuerpos y que se pueda cumplir la palabra del Señor que ha sido dicha en las Escrituras por nuestros padres. Que ellos sean ungidos y preparados, y que tú Judá, te purifiques para poder acompañarles…’

‘¡Lárgate!’

Y fue tanta la paciencia e insistencia de Daniel, que finalmente Judá accedió y el funeral pudo llevarse a cabo, pero él no abandonó la tienda. Las ropas sucias con la sangre de su mujer y del pequeño Benjamín, seguían allí. Él no les había permitido que se los llevaran, y él las tomaba, llevándoselas al rostro, llorando inconsolable. Así pasó algún tiempo.

Los reinados de Nabucodonosor y Belsasar habían terminado y era ahora el de Darío, y fue en este tiempo que el rey, engañado por sus consejeros que estaban celosos de Daniel, le hicieron firmar una ley en contra de aquellos que adoraran a un Dios en lugar de al rey de Siria, y fue así que Daniel fue encontrado orando al Altísimo, Dios de sus ancestros y fue condenado al foso de los leones. Y al pasar la noche y entrar Darío encontrarlo sano y salvó, lo elevó a él y a su Dios por encima de todos los hombres.

Y Judá en su humanidad se llenó de ira y de odio contra Daniel y contra Dios porque le había salvado la vida a él y no a su Isabel, y el odio lo encegueció al punto que quiso acabar con él. Y lo buscó por las calles de Siria, llamando su nombre a gritos, hasta que finalmente lo encontró, era casi media noche y Daniel le esperaba en el patio de su casa, aún vestido.

‘¿Es necesario que armes tanto alboroto, Judá?’

‘¿Por qué Daniel? ¿Qué tienes tú de especial que fuiste salvado, mientras mi mujer y mi hijo fueron devorados por las tinieblas de la muerte?’

‘El Señor tiene formas muy diversas de darnos sus mensajes, y lo único con que los humanos podemos contar es con nunca saber el por qué, Judá.’

‘¡Pues tu Dios no me interesa! ¡No lo reconozco como Dios! ¡Ni a ti como su profeta!’

‘¡Judá, calla, no digas estupideces!’

El hombre se acercó a Judá, quien era presa de un ataque de rabia, de celos, de incomprensión, y fue aquí que atacó a Daniel, golpeándolo en el rostro, la sangre del hombre santo en su mano y la llevó a su boca, disfrutando de ella. Lo miró presa de la ira y se acercó a él

‘¿Te salvaría tu Dios si yo quisiera matarte en este mismo instante?’

Y lanzándose contra él, se aferró a su cuello, sus dientes desgarrando la piel del otro, la sangre manando de la herida, y él Judá, bebía con avidez, deseando drenar esa sangre para él; buscando en ella la compensación por aquellos que había perdido. Fue en ese momento que el cielo se abrió y el sol apareció aún en medio de la noche y le obligó a buscar escondite.

‘Esa es tu respuesta. Vagarás en la Oscuridad, sin recibir el calor del sol ni la protección del Señor, hasta que te arrepientas y pidas su perdón…’

‘Dile a tu Dios que jamás me verá arrodillarme ante él. Te ha preferido de nuevo. ¡Reniego de él una vez más! ¿Me escuchas Daniel? Tu Dios no es nada para mí. Tú no eres nada para mí.’

Judá se sentía traicionado. Por Daniel, porque había confiado en él. Por Dios porque no había salvado a los que él amaba. Por el mundo, porque confiaban en un Dios que no le había escuchado.

Y con la maldición del Altísimo y el sabor de la sangre aún en su boca, Judá partió en busca de su alimento, dejando atrás todo.

Y así el primer vampiro entre nosotros había nacido.

—————————

No sé si alguien haya leído todo esto…pero fue algo que hice super rápido para una historia que estaba creando con Sadreth hace muchísimos años.  Esta historia ha evolucionado aunque no está terminada y es la que se puede leer en inglés en Minos aquí. Espero poder terminarla pronto.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Ocio…de nuevo

Lo que no logro olvidar son sus palabras la noche en que me dijo que en nuestra próxima vida querría volver como mi hermano, o mi amigo, o alguien cercano que no fuera mi pareja. Curioso. Ahora comparte mi cama y me habla de su amor eterno y de cómo en su vida sólo soy yo a pesar de las demás, me llena de él y me siento plena…pero…no logro sacarme su voz de la cabeza.

Todavía saboreo en mi mente esas palabras amargas y dolorosas y, cuando la dulzura de sus te amos me llena; lloro en silencio pensando en la temporalidad de este sentimiento. Y temo. Porque aunque se niegue, luche y se esconda, él no tiene cómo escaparse o deshacerse de mí.

Y sé que mis anhelos le hacen daño; y sé que mis exigencias silenciosas le hacen mella; pero entonces, cómo más amarlo si no con toda la intensidad de mi alma, de mi ser, de lo que soy.

Y yo aún espero por las palabras que borren el recuerdo de esas que dijo ya hace tanto tiempo y por su cuerpo cubriendo el mío y sus labios acallando los míos y sus manos asegurando lo que ha dicho y espero por una eternidad a su lado.

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Homoerótica

Es curioso que ahora que ando tan decepcionada del homoerotismo, es cuando la vida me está diciendo: “hágale pues mija, haga algo diferente que valga la pena”.

Hoy me llamó Alejandra Quintero; psicóloga de mi tierra y erotologa por excelencia. Ella dirije “El Diván Rojo” el cual es un blog en el que se trata todo tipo de temas concernientes al sexo y al erotismo y que tiene un objetivo educativo para la comunidad. A Alejandra la conocí en Yurupary, donde hice mis cursos de escrituras durante, justamente, el semestre en el que trabajamos el curso en erotismo en la literatura.

Pues bien, Alejandra me llamó porque ella conoce de mis intereses en el mundo del homoerotismo e incluso ha llegado a leerme. Ella me invitó hoy a una jornada de literatura homoerótica que tendrá lugar en mi antiguo lugar de trabajo y el cual es conocido por ser el epítome del empleo homosexual en la ciudad (y lo digo con todo el respeto; allí trabajé con varias de las personas más nobles de este grupo de congéneres). Ella me ha pedido una foto (por la Diosa que no salgo decente en fotos ja!), una reseña (alguien que me ayude, por favor *panicks*) y mis historias.

Ella quiere que ese día lea las escenas más candentes que haya escrito  JAJAJAJAJA

Tengo muchas cosas homoeróticas/yaoi/slash en fanficción; muchas de ellas, son AUs*  que creo que puedo adaptar del inglés al español (originalmente han sido escritos en inglés).

Quizás esto sea lo que necesito para volver a interesarme por el homoerotismo y que me de el pie para encontrar ese tipo de historias que me gusta leer. (Sí, es que ya me había quejado de eso aquí, en mi blog personal)

—————————

*Universos Alternos en sus siglas en inglés (AU)

Facebooktwittergoogle_pluspinterest